Publicaciones etiquetadas ‘onicocriptosis’

HAV2

Cirugía del Juanete

Escrito por admin el . Posteado en Cirugía, Cuidados básicos del pie

El comúnmente conocido “juanete” es la deformidad acompañada de un subluxación y/o una luxación de la articulación metatarsofalángica del primer dedo. El motivo puede ser variado, tradicionalmente se le ha achacado a que el causante es el calzado (especialmente en las mujeres) pero gracias a la tesis doctoral de nuestra compañera la Doctora Inmaculada Palomo investigo que el origen  del juanete por un mal uso del calzado es una causa secundaria en la génesis del mismo. Primariamente influye la genética y la biomecánica. Cómo con la genética actualmente no podemos hacer nada, vamos a hablar de la biomecánica (que eso se nos da muy bien).

Biomecánicamente un aumento de la pronación subastragalina genera una elevación

de la primera articulación metatarsofalángica originando una mala carga de la misma un aumento de la carga en la segunda metatarsofalángica (por eso duele con el juanete plantarmente el 2º dedo y su planta) y una desviación del dedo, fruto del intento del pie de en vez de flexionar para impulsarse de rodar para poder hacer el  despegue de los dedos del pie. Esa desviación es la que comienza a generar el famoso  “dolor en el hueso” eso que sí se aquejan mucho las mujeres porque al marcar la protuberancia ósea de la

cabeza metatarsal y rozar con la piel de un calzado estrecho generan un desgaste y una fricción en la cápsula articular originando una bursitis y/o artritis.

Estos problemas biomecánicos se pueden controlar y se pueden posponer sus efectos negativos en el cuerpo. Ya que un simple “juanete” puede ocasionar, (de menor a mayor gravedad) durezas, callos insufribles, dolor de tobillo, sobrecarga meniscal y dolor en la rodilla, trocanteritis por sobrecarga en los rotadores de la cadera y

a largo plazo una hernia discal lumbar provocado por todas las adaptaciones y compensaciones que adopta el cuerpo para salvar el problema.

Por ello cuando diariamente nos preguntais los pacientes ¿usted cree que mi juanete esta para operar? Sí está para arreglarse, ya que está provocándole mas problemas al resto de sus articulaciones.

En el Centro de Estudio Integral del Pie realizamos un tratamiento en el cual lo que buscamos en una reposición biomecánica de la articulación y generar carga y apoyo en la primera articulación metatarsofalángica por lo general, y en particular a cada paciente su problema (que puede ser descargar el abductor del dedo gordo, cerrar el ángulo

intermetatarsal, corregir la desviación anatómica de la carilla articular del dedo gordo, limitar la hipermovilidad articular que

presenta por la poca estabilidad de las mismas en torno al primer radio… etc.

Dependiendo del grado de afectación nuestros pacientes están tienen el siguiente postoperatorio:

Primera semana: sin dolor, gracias a la profilaxis analgésica. Con mucho reposo, casi absoluto para evitar inflamación ya que está es la causante del dolor. El paciente puede caminar pero sólo le dejamos caminar lo justo y necesario.

Segunda semana: sin dolor, va retomando muy poquito a poco su actividad. Ya puede caminar un poquito mas en casa pero siempre de forma muy limitada.

Cuarta semana: algunos pacientes ya se pueden calzar zapatillas deportivas amplias, para poder darse paseos cortos en la calle y favorecer el callo óseo y la fijación de la osteotomía.

Todo tratamiento que practicamos en el Centro de Estudio Integral del Pie esta vigilado y controlado de forma pormenorizada, para evitar todos los problemas, riesgos que denota cualquier procedimiento quirúrgico.

La cirugía del Juanete tiene muy mala publicidad social, ya que el tratamiento que se le ha dado tradicionalmente ha sido malo, limitado, escaso y muy injusto, porque es mas importante de lo que muchos profesionales sanitarios se creen. Por ello asegure los cuidados de sus pies.

Con todo esto espero ayudarles un poco ya que la información es el arma mas valiosa en la actualidad.

Reciban un cordial saludo,

Jesús Navas Jaén

chanclas

Síndrome postvacacional o síndrome “post-chancletas”

Escrito por admin el . Posteado en Estudio del pie

Tras la vuelta al mes de septiembre, retomamos la rutina laboral, escolar, volvemos a la normalidad y volvemos a colocarnos en los pies los temidos zapatos cerrados o calzado de seguridad y/o laboral. Este último cambio es muy temido por toda la población, ya que, tras todo un verano (2 meses) utilizando chancletas, calzado abierto, suelto, holguero, maleable, facil de adaptar, volvemos al odioso calzado cerrado y los primeros días pasamos un auténtico calvario, ¿por qué? porque hay que volver a adaptarse, hay que hacer un mayor esfuerzo para caminar, un mayor esfuerzo para moverse y de una auténtica actividad nula en el verano a las 8 horas laborales, pues supone un gran esfuerzo muscular, ligamentoso y tendinoso.

Por eso es un mes muy propicio a sufrir, fascitis plantares, tendinitis asociadas a diversos músculos (extensor largo común de los dedos, tibial anterior, tibial posterior y/o musculos peroneos).

 

 

 

Lo recomendado para evitar estas situaciones es colocarse desde varios días antes de trabajar el calzado indicado para ir adaptándose uno mismo al nuevo ámbito; para también preparar muscularmente al pie y también para ir recuperando esa actividad física normal del día a día, que hemos suspendido drásticamente durante la temporada estival.

Si aún con esas recomendaciones seguimos tendiendo problemas, es posible, que suframos algún problema de apoyo enmascarado, que por circunstancias antes no nos había generado molestias nunca.

De todas formas ante cualquier duda o problema que no puedan ustedes solucionar por sus propios medios, aquí tienen los medios e instalaciones del Centro de Estudio Integral del Pie para darle solución. 

SNC00243

Se me clavan las uñas del pie

Escrito por admin el . Posteado en Estudio del pie

Actualmente y posiblemente con aumento del calzado sintético y tan estrecho, que comprime la alineación normal de los dedos de los pies y generan un aumento considerable de la sudoración de los pies respectivamente, también, el uso del calzado de seguridad en el trabajo (refuerzo metálico en la puntera y calzado que no permite la transpiración normal al pie) esta generando el aumento de la incidencia del enclavamiento de la uña en el dedo, uña incarnata, uñero y también conocido técnicamente como Onicocriptosis.

Es un problema muy frecuente y tiene varios motivos de etiología:

– Genética. Hay familias que desde el abuelo/a, pasando por el padre o la madre incluyendo el/la nieto/a, todos presentan este problema.

– Alteraciones morfológicas. Hay personas que desde el nacimiento presentan uñas más anchas que largas, que cuando se las cortamos durante la niñez, nunca nos permite la uña que se quede un poquito larga, porque ya tiene topes.

– Onicotilomanía y/o onicofagia. Acto vicioso, muy típico durante la niñez de arrancarse las uñas con los dedos de las manos y/o incluso con los dientes.

– Mal corte de uñas. Realizamos corte de las uñas muy redondeados, porque se prefiere tener las uñas bien cortitas (posiblemente donde los padres pueden tener alguna culpa). Es importante que las uñas las cortemos bien rectitas y si es posible que se queden un poquito más largas que cortas (referencia, que siempre tengan las uñas algo blanquito al final). Aún cortándolas rectas, hay uñas que siguen manteniendo ese piquito entre la uña y la piel lateral.

Cuando ese pico no se corta bien, o se deja por un amplio espacio de tiempo puede comenzar a clavarse la uña, a producirse una infección, crecimiento de piel en los bordes laterales de la uña, generandose un proceso destructivo de la normalidad del dedo.

Antiguamente, acudíamos a urgencias con este problema y salíamos de urgencias, “sin el problema”, porque nos arrancaban la uña y se comenzaba a “solucionar” el problema.

Tras un arrancamiento de una uña se pueden dar 3 circunstancias:

1.- Que la uña salga con total normalidad, pero por desgracia, casi nunca, suele darse esta posibilidad, por la alteración que se le genera a la matriz la tracción provocada por el arrancamiento de la uña.

2. Que la uña se siga clavando por el lado molesto y/o incluso que se empiece a clavar el otro lado que antes no tenía problemas (bastante normal).

3. Además de seguir clavándose la uña, que se empiece a deformar la uña y no llegue ni siquiera a crecer, porque se formado una especie de “montañita” en el centro de la uña que impide que salga hacia delante.

Entoncés desde hace algunos años, aparece la figura del podólogo el cual puede solucionar estos problemas de forma temporal y/o definitiva

De forma Temporal. A través de unos de nuestros servicios básicos como es la quiropodia (arreglo de las uñas y plantas de los pies), se puede eliminar “una parte de la uña que está clavada” para que no duela y estar un tiempo sin dolor. El problema es que, como el dedo esté muy inflamado, fibrosado y con los bordes de la piel montados, probablemente este problema se repita cíclicamente.

De forma Definitiva. Lo que se realiza es una eliminación del lateral de la uña que se clava, evitando que vuelva a nacer, así de esta forma se acaba el problema PARA SIEMPRE.

Por lo tanto, a partir de ahora, no lo dude ante cualquier problema de salud de los pies y concretamente en vuestras uñas, dirigiros al podólogo, y concretamente al Centro de Estudio Integral del Pie, que estamos a vuestro servicio para minimizar todos vuestros problemas de salud de los pies.

Jesús Navas Jaén

Director del Centro de Estudio Integral del Pie

¿Dónde estamos?

Avda. Pierre Cibié, 31
23600 Martos (Jaén)

Contacta con nosotros

Si tienes dudas sobre nuestros servicios, tarifas o descuentos especiales llámanos:

  • 953 100 776
  • info@centroestudiodelpie.com